Skip to content

Los plásticos que mueven el mundo: la automoción

“- Pero Doc, ¿has construido una máquina del tiempo con un De Lorean? 
– En mi opinión, si vas a hacer algo como esto, hazlo con estilo.” 

Los 80 fueron una época maravillosa para imaginarnos cómo sería el futuro. La llegada de Marty y Doc a la gran pantalla nos hizo soñar con patinetes voladores, viajes en el tiempo… ¡y también con la posibilidad de convertir la basura doméstica en combustible! Si bien es cierto que el futuro no ha llegado tal y como nos lo contaban estos dos míticos personajes para los millennials, los derivados de residuos como combustibles son una realidad, y el sector de la automoción se encuentra inmerso en procesos especialmente innovadores. Esto se debe, en parte, a las infinitas aplicaciones de los plásticos y todas las ventajas que ofrecen.  

El sector de la automoción y los plásticos no siempre han estado tan entrelazados como ahora, momento en el que su versatilidad se alza como clave para definir el futuro del sector.  

La historia del plástico en la automoción 

Fue en 1839 cuando la historia de la industria del automóvil y los polímeros comenzó su andadura, gracias a Charles Goodyear, que patentó el caucho vulcanizado que había obtenido modificando las propiedades mecánicas de la goma natural extraída del árbol del caucho. El caucho que descubrió Goodyear fue el primer polímero utilizado en un automóvil, y se utilizó para lo que estáis pensando, las ruedas del vehículo.  

Tras las Segunda Guerra Mundial, el plástico se expandió en el sector de manera masiva. La posibilidad de desarrollar un combustible a bajo coste, derivado del petróleo, proporcionó una materia prima consistente y fiable para fabricar plásticos asequibles ¿cambiamos baratos por a bajo coste u otro sinónimo? Por no asociar los plásticos al concepto barato, que quizá mina un poco la imagen. Esto abriría un enorme abanico de oportunidades para la industria del automóvil. 

En los 60 se descubrió el polipropileno, un plástico destacable por sus innumerables cualidades mecánicas, ligereza y composición 100% reciclable. Todas estas propiedades hacen que este material represente un 40% del total de plásticos usados en el sector automotriz hoy en día. Durante los años posteriores, el plástico se extendió a las cabinas de los camiones, apoyabrazos, ventiladores, depósitos de fluidos hidráulicos, componente de puertas y ventas, espuma de los asientos…. 

Y llegó la revolución del parachoques de plástico 

El Renault 5 fue el primer coche de serie con un parachoques de plástico, cosa que se generalizaría durante la década siguiente. Eran los 70, y el desarrollo tecnológico permitió que, por fin, se pudiera reducir el peso de una manera significativa en el sector, lo que convirtió al parachoques de plástico en una pieza fundamental para mejorar la seguridad.  

La entrada del nuevo siglo aceleró los procesos de I+D de los fabricantes de automóviles, que desarrollaban propiedades de absorción de impactos, ampliaban el abanico de posibilidades que otorgaban en cuanto a diseño y comenzaban a descubrir los beneficios que supondría su uso para el medioambiente.   

¿Estaban Marty y Doc tan equivocados? 

Los coches cada vez cuentan con más equipamiento y prestaciones, pero también se encuentran con normas medioambientales cada vez más exigentes como las destinadas a reducir las emisiones de CO2 o a elevar las tasas de reciclaje y reutilización de componentes.  

Por eso ya podemos asegurar que el coche del futuro contará con diferentes plásticos cada vez más. Principalmente desde el punto de vista de la sostenibilidad, pues el aligeramiento que ofrecen estos materiales es fundamental para reducir las emisiones de CO2 y combatir el cambio climático. También desde el punto de vista de la seguridad, ya que el coche del futuro será un vehículo conectado gracias a la investigación en sensores, electrónica impresa, tecnología, GPS, …  

Y, por supuesto, desde el punto de vista de la personalización. Las opciones que dan los plásticos para customizar un vehículo son infinitas, lo que abre una enorme ventana de oportunidades para dar respuesta a los perfiles más variados de consumidores. 

Desde el sector de los plásticos estamos comprometidos con el valor que estos materiales pueden aportar a la seguridad y sostenibilidad en la industria de la automoción de la mano de la innovación y la tecnología, así como con el fomento de una sostenibilidad sostenible. 

Acompáñanos a emprender ¡la marcha al futuro! 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar