Skip to content

Artes plásticas y plásticos con arte

Desde Altamira al Guernica, el arte es un reflejo de la sociedad que nos ha permitido asomarnos a la forma de ver el mundo de diferentes culturas a lo largo de la historia. Desde la aparición de los plásticos en nuestras vidas, gracias a ser un material especialmente versátil, moldeable en numerosas formas y que permite integrar multitud de colores, no es de extrañar que muchos artistas hayan utilizado este material, en alguna de sus formas, para crear obras maravillosas. ¿Quieres descubrir algunos ejemplos de plásticos con arte? ¡Sigue leyendo! 

Museos llenos e incluso hechos de plástico

Cuando pensamos en arte muchas veces pensamos instintivamente en museos. Sin embargo, aunque es cierto que no todas estas obras se encuentran expuestas en salas de museos, cada vez es más común que nos vayamos encontrando con más y más obras de plástico en estos entornos.  

Sin ir más lejos, volvemos a nuestro adorado The Plastic Museum. El primer museo del mundo hecho y repleto de plástico, inaugurado para ser reciclado, y del que actualmente tan solo quedan los souvenirs de la colección “Yo antes era un museo”. Todas sus partes: paredes, techos, suelos, expositores, etc., estaban fabricados con diferentes plásticos. El 17 de mayo, con motivo del Día Mundial del Reciclaje, todo el museo (menos las piezas expuestas) se desmontó y se trasladó a una planta de reciclado de plásticos con el fin de alargar su ciclo de vida y darle otro uso en forma de nuevos productos. 

Este museo albergaba en su interior una obra del escultor David Magán, quien transformó varios módulos de metacrilato de diferentes colores unidos por cable de acero para dotar a nuestro museo de un punto de vista más artístico

¿Juguete o escultura? Arte de plástico

Gracias a su versatilidad, el plástico es, sin lugar a duda, un material idóneo para el arte: se pueden crear y recrear multitud de formas. Además, su asequibilidad y su uso en la industria juguetera ha atraído la atención de multitud de artistas pop que utilizan este material para desdibujar la línea entre el arte y lo cotidiano. Este es el caso de artistas como Whatshisname, con sus irreverentes perritos de globo, o Kaws y sus icónicas figuras basadas en Mickey Mouse. 

© Sebastian Burdon / vía whatshisname

© KAWS 

Pero el plástico no se limita solo al pop art. Artistas de otros ámbitos aprovechan la versatilidad de este material para dar forma a sus ideas. 

© OKUDA / vía okudasanmiguel

Okuda se ha revelado como uno de los principales artistas del panorama nacional e internacional. Sus obras, coloridas y geométricas, adornan fachadas de edificios por todo el país y no es raro encontrarse con alguna cuando estamos haciendo turismo.  

Menos conocidas, pero igual de llamativas, son las esculturas que el artista realiza, en fibra de vidrio, en el mismo estilo que sus conocidos murales. Un buen ejemplo de ello es la serie Tierra, Mar y Aire, que podemos ver en las calles de Boston. Un auténtico ejemplo de plástico con arte, ¿verdad? 

Del cubo al museo: arte con plástico

El plástico es un material muy versátil, muy fácil de reciclar, de reutilizar y… ¡de suprarreciclar! Esto es, utilizar residuos para darles un valor superior al que tenían antes, tanto económica como culturalmente. En el caso del plástico, no son pocos los artistas que utilizan la circularidad de este material para crear obras maravillosas a partir de tapones, botellas, teclas de ordenador… ¡las posibilidades son tantas como te puedas imaginar! 

Este es el caso de Erik Jensen. Un artista americano que utiliza teclas de ordenador como teselas para sus increíbles mosaicos en los que podemos ver obras de Van Gogh, de Vermeer, y retratos de personajes como Steve Jobs o Martin Luther King Jr. Este artista de Utah utiliza las teclas teñidas con una técnica especial que no elimina los caracteres de las propias teclas, lo que le da un aire muy “tecnológico” a la obra.

© Erik Jensen / collater.al 

Otro artista que utiliza residuos de plástico para sus obras es Steve McPherson. Aprovechando, sin modificar, los desechos que encuentra, los ordena en retículas creando estas asombrosas composiciones de color. Ya sean monocromáticas o con degradados, la explosión de color de las obras de McPherson no deja a nadie indiferente. 

A este lado del charco, encontramos a otra artista que utiliza materiales de desecho para crear obras fantásticas. La serie PET-ART de Veronika Richterová sorprende con el uso de botellas de plástico que la artista moldea para dar forma a sus esculturas. Una simpática rana, una serie de cactus o lámparas de araña dignas de un palacio sorprenden por estar hechas de este material tan común. Richterová aprovecha la transparencia del plástico para crear, como si de cristal se tratara, estas maravillosas figuras. 

También encontramos plástico en arte callejero. Bordalo II es un artista portugués que utiliza piezas de plástico y otros materiales de desecho para componer enormes murales con forma de animal, que luego pinta al más puro estilo street-art. Sus obras decoran paredes en las principales ciudades del mundo, como París, Los Ángeles o Madrid. ¡Si pasas por Tenerife no te pierdas su mural! 

El plástico al servicio del arte

¿Sabías que el plástico no sólo sirve para crear, sino también para preservar el arte? Como lo lees. El plástico, en sus diferentes formas, colores y tamaños, es utilizado por restauradores como medio para preservar obras y objetos de incalculable valor cultural. 

Este es el caso de la Neocueva, una réplica exacta de la famosa cueva de Altamira. Para evitar dañar las pinturas, las visitas a la cueva original son muy limitadas. Sin embargo, el público puede visitar una réplica exacta de este patrimonio de la humanidad en el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira. Para ello el Instituto Geográfico Nacional realizó una exhaustiva medición de las dimensiones y la orografía de la cueva. Después, se utilizó el mapeado para replicar la forma de la cueva con bloques de poliestireno cubiertos de una cera especial que le dota del aspecto de roca. Por último, las pinturas fueron reproducidas por Matilde Múzquiz y Pedro Saura, utilizando los materiales y las técnicas pictóricas que usaron nuestros antepasados hace más de 10.000 años. De esta manera, podemos experimentar el hábitat real tal y como estaba en la época en mejores condiciones incluso que la cueva original. 

En multitud de ocasiones decimos que el plástico es un elemento transformador cuyas características son esenciales para el desarrollo de numerosas actividades. Sin embargo, quizá no debemos únicamente centrarnos en su utilidad, sino dejarnos asombrar por la belleza que le dan los artistas a este material.  

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar