Skip to content

Plásticos reciclados: una apuesta para el futuro

Los plásticos son materiales muy jóvenes, su uso a gran escala no empezó hasta la mitad del siglo pasado. Sin embargo, sus propiedades, su capacidad de innovación y de adaptación han hecho que hoy en día estos materiales sean esenciales en una infinidad de productos y servicios de uso diario: desde tu ordenador, el coche o tu casa, hasta los instrumentos de uso médico o los botones de la camisa que llevas puesta. A pesar de que llevan más de un siglo instaurados en nuestras vidas, son materiales que han ido evolucionando y transformándose para dar respuesta a las necesidades y los retos que la sociedad plantea, como por ejemplo el de la sostenibilidad medioambiental. En este sentido, el sector lleva años invirtiendo esfuerzos para ofrecer mejoras en el ciclo de vida de los plásticos y favorecer así la economía circular de estos materiales. Fomentar su reciclabilidad y alargar su vida útil, de forma que se vuelva un proceso circular infinito, es esencial para garantizar su contribución positiva a la sociedad. De esta forma, apostar por los plásticos reciclados es, en gran parte, apostar por el futuro y por la sostenibilidad 

La introducción de materiales reciclados en la fabricación de nuevos productos ahorra recursos en comparación con el uso de materiales vírgenes. Además, con los materiales reciclados se fomenta el principio de la economía circular: cada residuo se convierte en un nuevo recurso que se reintroduce en el ciclo productivo ¡y sin partir de cero! De hecho, en Europa y España, cada vez se reciclan más productos y son menos los que acaban en los vertederos, ¡un dato muy favorable! Por todo ello, fomentar el uso de plásticos reciclados tiene numerosos puntos a favor y ofrece a la industria y a la sociedad la posibilidad de hacer un uso mucho más eficiente de nuestros recursos. Continúa leyendo que te lo contamos todo.

Sostenibilidad: menos es más gracias al reciclaje

El empleo de materiales reciclados hace posible reducir no solo la cantidad de materia prima virgen que se utiliza, también la cantidad de energía empleada para ello y, en consecuencia, las emisiones de CO2. 

El uso de plásticos reciclados es cada vez más habitual en todo tipo de aplicaciones. Estos materiales están presentes en multitud de objetos cotidianos: desde botellas, hasta botes de champú, bolsas, bolígrafos o contenedores, pero también en otros lugares donde no esperaríamos verlos: 

Es el caso del paseo Dalmau, en Girona, que se ha asfaltado utilizando una mezcla de alquitrán y residuos de plástico. Con esta técnica, pionera en nuestro país, se consigue dar una segunda vida a un residuo que de otra forma habría acabado en un vertedero. Con 555 kg se han asfaltado 1580 m2. Se aprovechan las propiedades del plástico, que complementa al alquitrán alargando su vida útil y logrando así una mezcla de mayor calidad. 

Otro ejemplo de aprovechamiento de residuos lo encontramos en la localidad guipuzcoana de Zarautz, donde se ha instalado el primer parque infantil de España hecho a partir de residuos de plástico. Para la construcción del parque se han utilizado alrededor de 400 kg de residuos procedentes del contenedor amarillo. 

También es el caso de los muebles de poliestireno que crea Marta Foncillas, fundadora de Revolución Limo. Tras descubrir las aplicaciones de este material en el mobiliario urbano, decidió aplicarlo también en piezas de interior. Desde febrero de 2021, cuando salió al mercado, sus obras han decorado todo tipo de ambientes, desde la feria de Arco hasta el videoclip “La culpa” de C. Tangana. 

Por último, también encontramos ejemplos de reciclaje en el sector automovilístico. Lo demuestra el Opel Adam, que utiliza nada más y nada menos que 170 componentes fabricados a partir de material reciclado. Esta medida no sólo reduce las emisiones de CO2 de la compañía, ¡sino que también mejora la calidad del vehículo! Los plásticos reciclados pueden incluso superar en calidad a los nuevos, ya que tienen un mejor comportamiento ante las vibraciones y más resistencia a los rayos UV. Es decir, que son menos propensos a romperse o deformarse. ¡Todo ventajas! 

Normalización de los plásticos reciclados

El uso de cada vez más material reciclado en la fabricación de nuevos productos ha incrementado, si cabe, la importancia del desarrollo y la aplicación de normas en el ámbito de los plásticos. En el caso de España UNE (Asociación Española de Normalización) es el único organismo de normalización designado por el Ministerio de Industria. Las normas son documentos de aplicación voluntaria que se desarrollan en los Comités Técnicos de Normalización (CTN), con especificaciones técnicas que nacen del consenso entre todas las partes interesadas (es decir, todos los agentes que intervienen en el ciclo de vida de los bienes) y que se utilizan para garantizar la calidad y la seguridad de los productos. En el caso de los plásticos dispone de su propio CTN, el CTN 53 de Plásticos y Caucho. La transición de la economía lineal a la economía circular se apoya también en normas que no solo ayudan a las empresas implicadas, sino que tienen un impacto positivo en la economía: la normalización es la base del 80% del comercio internacional (según OCDE) y contribuye a incrementar en un 13% la productividad anual de las empresas españolas. 

Y para los envases ¡también plásticos reciclados!

El plástico para uso alimentario precisa de unos requisitos y controles sanitarios muy estrictos, y en el caso de plásticos reciclados también. Cuando hablamos de envases alimentarios la seguridad prevalece frente a cualquier otro criterio 

Desde el año 2008 en España existe el Reglamento (CE) 282/2008 bajo el que se contempla el uso de plásticos y otros materiales reciclados en contacto con los alimentos siempre y cuando cumpla con las pertinentes exigencias.  De esta manera, gracias a las mejoras en el reciclaje mecánico y a la introducción del reciclaje químico, los plásticos reciclados se han podido comenzar a introducir en los envases alimentarios. Eso sí, siempre garantizando la seguridad alimentaria.

Como hemos podido ver, en nuestro día a día encontramos multitud de productos fabricados a partir de plásticos reciclados. Gracias a los avances tecnológicos y a la normalización del sector, la circularidad del plástico se aprovecha cada vez de forma más eficiente, dando una nueva vida a este material. Los plásticos reciclados no son, por tanto, solo cosa del futuro, sino que ya forman parte de nuestro presente. 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar