Skip to content

The Plastic Museum: el primer museo del mundo creado para reciclarse

 

Cuando uno piensa en museos es común que se imagine los grandes edificios históricos y emblemáticos de las ciudades, que contienen numerosas obras de arte y exposiciones. Algo así como el Louvre, la National Gallery o el Prado. Sin embargo, este concepto ha ido evolucionando y ya es bastante fácil encontrarse con museos que nada o poco tienen que ver con esos tradicionales edificios con obras de arte de renombre. En la actualidad es posible encontrarse museos interactivos, al aire libre, inmersivos e incluso nuevos conceptos de exposiciones que no hacen más que sorprender al visitante. Sin embargo, no ha sido hasta ahora, mayo de 2021, cuando se ha creado el primer museo ideado para reciclarse: The Plastic Museum 

¿Te imaginas la vida sin plásticos?

Ubicado frente al Museo Reina Sofía en Madrid, The Plastic Museum es el primer museo diseñado y construido íntegramente en plástico con el fin de ser reciclado. Todas sus partes: paredes, techos, suelos, expositores, etc., están fabricados con diferentes plásticos. Además, tal y como hemos dicho, se ha creado para reciclarse. Sí, como lo lees: el próximo 17 de mayo, Día Mundial del Reciclaje, todo el museo (menos las piezas expuestas) se desmontará y se trasladará a una planta de reciclado de plásticos con el fin de alargar su ciclo de vida y darle otro uso en forma de nuevos productos.  

 Es común escuchar que el plástico es el mayor enemigo para el medio ambiente, sin embargo, este museo se ha diseñado para demostrar lo contrario. Está ideado para esclarecer dudas cotidianas: qué son los plásticos, para qué sirven y por qué no debemos pensar que la solución correcta para la sostenibilidad es dejar de utilizarlos. Diseñado en tres áreas distintas, esta experiencia busca cambiar la percepción de la sociedad acerca del plástico, explicar lo esencial que son en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana y concienciar de que todos podemos aportar y ayudar a que se gestione correctamente al final de su vida útil. El Museo quiere mostrar que este material es beneficioso para nuestro planeta y, prueba de ello, son todas las piezas que en él se exponen.  

Área 1. Percepción

Comenzando la visita, este innovador museo invita a descubrir que el plástico no es como hasta ahora has creído: : 

Lo primero que encontramos al visitar The Plastic Museum es el brazo biónico MICHELANGELO: por medio de la innovación y elaborado con PVC y elastómero de silicona este brazo biónico ha mejorado la vida de muchas personas. Esto no hubiese sido posible sin materiales plásticos.  

A continuación, encontramos los boomwhackers, un juego de tubos de percusión que demuestran cómo el plástico puede ser útil si de música se trata: siempre suena la afinación correcta independientemente de la superficie con la que toquen. 

 

 

Finalmente, encontramos la escultura de David Magán, una escultura en forma de cubo que se compone de varios módulos geométricos y que, cuando penetra la luz, transforma el entorno.  

Área 2: Vida

Para demostrar su esencialidad, esta parte del museo se centra en demostrar cómo el plástico interviene en gran cantidad de actividades esenciales, bien del sector sanitario, bien en la alimentación o bien en la comunicación, el textil, la innovación, la construcción o el transporte. Reafirman esta premisa obras como: 

 

 

Red Beat: bolsa para la recogida de sangre elaborada con distintos materiales plásticos. 

 White Breathmascarilla de oxígeno flexible y adaptable.  

 Still Life?: recreación y reinterpretación de un bodegón donde se emplean distintos plásticos para la conservación y transporte de los alimentos.  

 

 

Maniquí Perfect Fit: 100% reciclado de bolsas y tapones de botellas de plantas de reciclaje.  

 

 

3.0 Yelow bike: fabricada con plástico reciclado y reciclable es más ligera que una bicicleta cotidiana. 

 

 

XKat: férulas de resina biocompatibles hechas a medida mediante impresión 3D que suponen una mejora frente a los sistemas de inmovilización convencionales y que se pueden reciclar para hacer nuevas férulas u otros productos.

Puedes consultar estas piezas y todas las demás aquí.   

Área 3: Conciencia

Para terminar, The Plastic Museum destina una última pieza configurada por tres espejos con frases célebres relacionadas con las 3Rs (Reducir, Reutilizar y Reciclar) para demostrar que el plástico no es el problema sino la mala gestión de sus residuos, por lo que todos somos parte del problema y precisamente por eso, todos podemos ser parte de la solución 

Finalmente, The Plastic Museum también contará con una tienda. Sin embargo, a diferencia de cualquier otro museo que visites, no podrás adquirir ningún producto todavía. ¡Pero esto tiene una sorprendente explicación!: los souvenirs de este museo se fabricarán reciclando el plástico con el que el propio museo está construido. Sí, como lo lees. Tu souvenir perteneciente a la colección “Yo antes era un museo” habrá sido parte de las paredes, techo o incluso el suelo. Una vez reciclado el museo, podrás hacerte con ellos en la tienda online de la propia web: www.theplasticmuseum.com.

¿A qué esperas para visitarlo?  

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar