Skip to content

¿Por qué no debemos decir adiós al plástico en el aceite de oliva virgen extra? Opinión del sector

Desde EsPlásticos, plataforma que aúna los diferentes agentes que forman parte del sector y de la cadena de valor de los plásticos, queremos reiterar nuestro apoyo al objetivo general de la propuesta de mantener la calidad de uno de nuestros productos insignia como Marca País.  Precisamente por ese objetivo compartido, no entendemos los motivos para la prohibición de envasado de aceite de oliva y orujo de oliva en plásticos.

Los envases plásticos están sometidos a rigurosos controles y verificaciones internacionales y nacionales en lo que respecta a su composición y seguridad para el contacto con alimentos, lo que los convierte en los más regulados y totalmente seguros para los consumidores. Así, el envase de plástico protege el producto, mantiene y conserva perfectamente las propiedades del aceite de oliva. Es un envase seguro, que previene roturas, con lo que se evita desperdicio de producto y de recursos para la limpieza, y además protege al usuario y a los consumidores frente a accidentes.

En cuanto a la sostenibilidad medioambiental de este tipo de envases, los consumidores pueden depositarlos en el contenedor amarillo para su posterior reciclado ya que son 100% reciclables. Además, el material plástico utilizado mayoritariamente en esta aplicación es PET siendo uno de los que posee las mayores tasas de reciclado.

El plástico es el material de envasado más eficiente; el uso de alternativas al plástico (vidrio, metal, brick, etc.) multiplica por más de 3,5 veces el uso de material (que tras su uso también se convierte en residuo), multiplica por más de 2,5 veces el consumo de energía (en la fabricación y en el transporte), y multiplica por más de 3 veces las emisiones de gases efecto invernadero (Estudio Denkstatt Envases). Y, si se incorpora material plástico reciclado a los envases, se reduce más aún las emisiones de CO2 al medio ambiente.

Deseamos Insistir en que el plástico no es el problema, es la solución. Haciendo una buena gestión del residuo por parte de toda la sociedad (consumidores, fabricantes, recicladores, instituciones, etc.), podemos ser cada día más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Asimismo, desconocemos que se hayan aportado datos contrastados sobre las evidencias científicas en las que se basa dicha decisión. La prohibición de envases de plástico para estos usos, sin acreditar las posibles afecciones a la salud humana o al medio ambiente, suponen una restricción a la libre circulación de mercancías, prohibida por el decreto.

Si bien, la disposición adicional primera implica que se podrán comercializar en España aceite envasado en plástico importado desde cualquier país de Europa. Esto supone que se apliquen restricciones de envasado en plástico a la producción en España, pero que se siga comercializando producto en este formato importado de otros países. Esta decisión puede generar un daño irreparable a la industria, tanto al fabricante de los envases, como a los agricultores, productores y envasadores, afectando a la competitividad de un sector clave y de referencia, no solo en nuestro país sino también a nivel global

Eliminar el plástico y cambiar al vidrio encarecerá el producto en la cesta de la compra y dificultará la venta del aceite virgen extra. Algo que alertan las propias cooperativas y envasadoras.

La pandemia provocada por la Covid 19 ha demostrado que es fundamental y necesario que España tenga un sector industrial potente que pueda hacer frente a todas las necesidades sin depender tanto de la producción exterior. Por tanto, ahora más que nunca, es momento de reconstrucción, no de destrucción. Se puede y debe apoyar el tejido industrial a la vez que se vela por la preservación del medio ambiente y la seguridad alimentaria. El sector de los plásticos durante la pandemia ha contribuido desde sus capacidades a prestar soluciones a las administraciones públicas, profesionales médico-sanitarios, a todos los profesionales al servicio de los intereses colectivos y a la población general, dando una respuesta eficaz al abastecimiento de sectores esenciales. Es el caso de sectores como el  médico-hospitalario, la alimentación o el abastecimiento de agua. Dada su transversalidad, se trata de una industria estratégica que da servicio a innumerables actividades productivas de nuestro país.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar